lunes, 20 de mayo de 2013

Quiero saber


¿Hay alguna diferencia, acaso,
entre las piedras y los pasos?
¿Quién atropella primero
y quién cede el espacio
para que el otro camine?
La lentitud del hombre,
su torpeza
y la existencia azul de los silencios
se funden quietamente,
se hacen polvo,
tierra y sedimento.
¿Y qué pregunto ahora, si ya sé cómo se llega?
Un lamento a la izquierda,
dos cuadras adelante
y al final
unos se van camino adentro,
otros se pierden y se olvidan.
Queda la piedra, el árbol,
la nostalgia
y la soledad absurdamente vieja de los niños...
Entre flores y hormigas se abren puntos invisibles
por donde envejece la alegría.
¿Quién atropella primero,
quién se lanza, quién se queda, cuál de los tontos
y de los tantos?
Quiero saber de uno más que aún se atreva.


Viviane Nathan

6 comentarios:

  1. El camino se hizo para caminar y cada cual lo camina como buenamente sabe, hay torpes que van por la izquierda o por el medio del camino, cuando en realidad tienen que ir por su derecha. No me gusta las personas que caminando así atropellan a otras que intentan ir de bien por la vida.

    Gracias por tu paso por mi mundo de letras, y por la invitación a tu espacio, un placer quedarme aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermosas y reflexivas palabras, gracias. Placer es el mio por tenerte como seguidora. Saludos.

      Eliminar
  2. Hay en la vida tantas preguntas sin respuesta... de ahí que nacieran las religiones, que poco o nada explican, pero acaban por creerse que lo explican todo a fuerza de amordazar las preguntas y atropellar a quienes las cuestionan.

    Pronfundo y reflexivo poema.

    Gracias por tu visita a mi blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, pienso exactamente lo mismo. Muchas gracias a ti también por visitar Wind Letters y por dejar tu opinión. Saludos.

      Eliminar
  3. Hola, gracias por pasar por mi blog. Te devuelvo la visita y me encuentro con un espacio visualmente atractivo, con hormosos poemas.
    No soy poeta, no me animo, simplemente cuento historias, me gusta narrar. Pero sé apreciar cuando hay profundidad y trabajo en la palabra en un buen poema.
    Un gusto, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, el gusto es todo mío. Me gustan las historias pero no soy muy buena escribiéndolas, por eso hago poemas. Gracias también por seguir el blog y por tu opinión, lo valoro mucho. Saludos.

      Eliminar