viernes, 7 de junio de 2013

Lectura


Al silbo de las sílabas subía
de siete en siete vuelos
hasta alcanzar un cielo
de sílaba serena,
que esconde lo que sabe que te espera,
la sílaba no sierpe
en donde el alma siempre
se concierne.
Cruza discreta por salteadas muertes,
vacila ante el adusto
mirar del desamor.
Susurra como el agua de corriente
dócil y sazonada,
cuando a su breve brazo brevemente
te aferras, si es que nada,
con otra forma del soñar te engaña.



Ida Vitale

2 comentarios:

  1. ¡Excelente!
    No soy de leer poesía, recién me estoy acercando un poco gracias a los blogs amigos. Y encuentro poemas realmente magníficos y también descubro autores para seguir considerando.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tus visitas al blog. Gracias por tus palabras, la poesía tiene mucho para dar y es hermoso saber que mas gente la lee y disfruta. Saludos.

      Eliminar